SUSCRIBIRSE AL BLOG

miércoles, 3 de febrero de 2016

bendito pan de plata...

Llevo un par de años con esta vieja reliquia que conseguí a un precio irrisorio en una tienda de Tirso de Molina en Madrid.

La pieza como tal era pesada, bastante fea y tenia carcoma, según los vendedores sirvió de altar en una casa señorial de la época.





Nada mas llegar al taller la metí en una bolsa con el tratamiento anti-carcoma y ahí ha estado esperando todo este tiempo hasta que me he decidido a darle su merecido cambio.

Como siempre lo primero desarmarla, y su procedente lijado a conciencia para dejar bien lisa la superficie que tiene bastantes grietas y para este trabajo tiene que quedar  perfecta.




Una vez todo preparado, se limpian las piezas con un paño húmedo para quitar los restos de polvo del lijado  y si tiene muchos recovecos utilizo la aspiradora directamente.


El mueble en si me resulta como he dicho antes muy pesado, por lo que decido cambiar la parte trasera por dos patas mas discretas y que dejan respirar un poco al mueble.




Voy a utilizar la técnica del pan de plata, es un poco delicada pero la transformación puede ser muy vistosa. Para que resalte el brillo de la plata elijo de fondo un "azul noche" que hago yo mismo con pinturas al agua. (80% azul , 10% negro y 10% agua para rebajar)







Una vez bien seca la pintura se puede proceder a poner el pan de plata, que evidentemente no es autentico.

Utilizo barniz "mixtión" en este caso su variante de secado ultra rápido para que una vez aplicado no tengas que esperar mas que 15 minutos, y luego te da hasta 5 horas para trabajar sobre la pieza.




Es aconsejable trabajar por zonas, para no pringarse y terminar con todo empantanado, en este caso la pata la haré de dos veces, se extiende una capa muy estirada y uniforme y se espera a que este al "mordente" (pegajoso pero no mancha).

Ahora con la ayuda de una brocha de pelo muy blando y suave, yo utilizo una de maquillaje, voy colocando con paciencia y sin prisas los panes. No pasa nada por que no cuadre, por que se quede a trozos o se arrugue, todo se puede parchear después, así qué antes de echarse las manos a la cabeza, coger aire y pensar que todo tiene arreglo...




Este trabajo lleva mucho tiempo mas que nada al ir por partes, pero bueno, es entretenido y enseguida empiezas a ver el cambio radical que esta dando el mueble.




Aquí las piezas en bruto, como consejo diré que como mínimo un par de días sin tocarlo para que seque bien el barniz, si son mas mejor aún, una vez transcurrido este tiempo, con los panes bien fijados y con ayuda de una brocha de pelo mas duro le damos un repaso a todas la piezas para eliminar todos esos trocitos que no se han pegado y sobran. 




Llegados a este paso, hay varias opciones, a mi personalmente asi me parece el aspecto de un sanwich  de mortadela en el recreo de un colegio, demasiado brillo como si fuera ALBAL puro.




Para arreglarlo y matar todo este brillo es suficiente darle una Pátina con aguarrás y oleo negro. Directamente se aplica con una brocha sobre el mueble y se retira al gusto con la ayuda de un trapo, se puede hacer mediante "golpecitos" o arrastrando, depende del acabado que queramos.



Y aquí la diferencia entre una pata y otra, como se puede observar el brillo a desaparecido y la superficie ha quedado mas uniforme.




Para el siguiente paso hay que esperar bastantes días, hasta que la pátina este seca por completo, una vez transcurrido los días procedo al montaje y encolado de todas las piezas, mucho cuidado con este paso ya que el mueble aún no esta protegido y el pan de plata es muy delicado.





Como acabado le doy un barniz al agua, mata otro poco el brillo y seca muy rápido. Y aquí terminado el mueble, decir que no es trabajo para impacientes ya que aunque sea un ratito al día son muchos días los que tienes que emplear para respetar los tiempos de secado y demás. Un saludo y espero les guste.






12 comentarios:

  1. Impresionante!! Yo en el dorado lo barnizo con gomalaca ¿Qué tal queda en plata? ¿lo has probado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que lo probé en el pie y me toco volverlo a platear porque se quedo blanquecino y a trozos, total que después del cabreo desistí y aposté por el barniz.

      Eliminar
  2. Madre mía que mueble tan maravilloso, ya me gustaba tal cual muuuuchisimo, ahora también me gusta muchiiisimo, felicidades guapa.

    ResponderEliminar
  3. Un trabajo perfecto y la explicación genial, muchas gracias por compartir tus conocimientos.

    ResponderEliminar