SUSCRIBIRSE AL BLOG

martes, 28 de abril de 2015

TANTO IR LA CANTARA A LA FUENTE...

      La entrada de hoy va dedicada a mi abuelo, lechero de toda la vida y con el que tantos buenos momentos viví junto a sus vacas suizas.

      Pocas cosas me quedan de él, pero una de ellas que me recuerdan cada día es esta cántara la cual tenía en un rincón, mi madre e incluso mi vecina estarian locas por que la pintase unos tulipanes o unas calas con un fondo color pastel, pero va a ser que no, no las daré ese gusto por el momento...


  





     
     Quiero dar una vuelta de tuerca e intentar fusionar el movimiento Neoplasticista que me llama muchísimo la atención con algo tan clásico como esta lechera. 



           La intención del Neoplasticismo es representar la totalidad de lo real, expresar la unidad de la naturaleza, que nos ofrece apariencias cambiantes y caprichosas, pero que, sin embargo, es de una regularidad absoluta. Utiliza colores planos, de carácter saturado o puros (primarios: amarillo, azul, rojo) y tonal o neutros (blanco, negro y grises). Aquí dejo algunos ejemplos de este movimiento. 





       Para comenzar hago una limpieza a fondo de la pieza con agua jabonosa y un estropajo, y una vez seca le aplico un poco disolvente para eliminar los restos de pintura azul. Una vez eliminado le doy un pequeño lijado con una lija de agua para crear un poco de rugosidad a la superficie y que la pintura agarre mejor.










         Ahora es ponerle imaginación e ir haciendo cuadros y rectángulos como mas nos guste, no tienen que ser regulares ni iguales, sirve como ejemplo la imagen de muestra de arriba. Me he ayudado de cinta de carrocero para delimitar bien las rayas y así me hagan ya la medida exacta de las separaciones.





        Una vez marcada y encintada, simplemente hay que ir alternando colores, usar sobretodo el blanco para no sobrecargar demasiado, y los tres primarios como veamos conveniente.




        La pintura elegida en este caso es acrílico al agua, hubiera elegido una pintura al disolvente, pero al trabajar en espacios cerrados es complicado y peligroso, así que como el resultado será muy parecido seguridad ante todo.

        Con la pintura aún sin secar retiramos las cintas y ya se nos quedan los huecos para rellenar de color negro, para darle otra vuelta de tuerca decido hacerle las lineas no tan perfectas y con la ayuda de un bisturí voy levantando algunas esquinas, no se si logro conseguirlo del todo pero es un pequeño guiño a las manchas de las vacas. También le añado una serigrafía con letra industrial para darle un toque especial y que no se olvide su procedencia.







      Mayoritariamente el trabajo es casi todo de pintura así que no tiene mayor dificultad, eso sí, tener buen pulso puede ayudar bastante.

      He querido resaltar todas las inscripciones que traía la cántara grabadas, como el número de unidad, la fabrica de donde viene y los litros de capacidad, creo que le da personalidad a la pieza y explica un poco el origen, que aunque no sea una pieza de anticuario es difícil verlas habitualmente


      Y aquí el resultado final. se me ocurren mil usos para poder darle, pero el que más me entusiasma es el de paragüero a la entrada de casa, mas que nada porque recoge bien el agua y por el tamaño entran unos cuantos, pero como todo a libre elección, porque colocado al lado de la chimenea para poder guardar las piñas de la lumbre tampoco estaría nada mal. No me enrollo mas, espero que os guste.






































viernes, 10 de abril de 2015

Juegos en el suelo...

      Hoy para cambiar un poco de tercio y dejar descansar a la lijadora, el taladro, demás instrumentos y pinturas vamos a hacer honor al nombre del blog y vamos a fabricar otra "cosa de casa".

      En este caso vamos a tirar de reciclaje y vamos a aprovechar todos esos muestrarios de telas provenientes de una tienda de sofás para fabricar una manta de juegos infantil, jugando con las diferentes texturas y colores que nos ofrecen este tipo de materiales. 


Muestrarios de telas.
       Ante todo y primordial hacer uso de la paciencia de cada uno, la vamos a necesitar,  ya que no es un trabajo ni de un día ni de una semana me atrevería a decir.  



       Lo primero de todo es hacernos un diseño en papel de lo que va a ser nuestra manta, usaremos una técnica de  "patchwork"  muy sencilla y básica ya que ni se como va el tema ni lo he hecho en la vida.  
      He decidido hacer animales de todo tipo y alternarlos con las  letras del nombre de la niña en cuestión.





      Como veréis son dibujos muy sencillos y básicos, tampoco es plan complicarnos la vida con detalles que al final ni se apreciaran. 


Bocetos de los animales.


       Una vez tenemos las plantillas empezamos a dibujarlas en las telas, a recortarlas y sobreponerlas unas encima de otras, jugando con los colores y texturas para que cada una sea diferente a los demás.  No sé si esto es trampa o no, pero para pequeñas cositas como ojos, bigotes, etc... me he ayudado de las tradicionales rodilleras que tanto odiaba de pequeño y mi madre se empeñaba en poner en todo pantalón. (Fáciles de recortar y pegado con la plancha).

       Algunos de los animales como en este caso la mariposa me dan juego a poder hacer algún relieve con ellos y que no quede todo tan plano, en este caso las propias alas las voy a hacer que tengan movimiento y se puedan agarrar, lo mismo haré por ejemplo con las orejas del mono, el rabo del gato y así lo que se nos ocurra.

Detalle del cuadro de la mariposa.

      Uso en este caso "miraguano" o "guata" para rellenar esas partes móviles de los animales, y así uno a uno voy haciendo cada cuadro con el animal correspondiente o la letra que toque sin olvidarme nunca de rellenar un poco para darle un poco de volumen.

Letras en relieve  rellenas de "miraguano".

      Cuando tenemos todos terminados simplemente tenemos que ir cosiendo cuadro a cuadro, en este caso creo que se me ha ido de las manos y la medida que me queda son 2.10 por 1,20 metros, también decir que cuanto más grandes los cuadros más fáciles son de trabajarlos.


Tela malva elegida para la parte trasera de la manta.

      Con esa misma medida elegimos una tela un poco resistente para hacer una trasera y entre medias ponemos una plancha de guata  para que quede mullida y aísle el frío del suelo. 

Guata para el relleno.




    Para rematar los bordes y no complicarnos usaremos los retales que nos vayan quedando así como los pequeños trozos de muestrario que por su tamaño no hemos podido aprovechar

    Coseremos unos a otros hasta conseguir el total del perímetro de la manta, no es necesario que sean iguales de largo pero sí de ancho, cuantos más colores y texturas usemos mejor será el resultado. Al colocarlos pillaremos las tres capas que teníamos preparadas (trasera, guata y la composición) haciendo un sándwich con todo ello de manera que nos quedara todo rematado y evitaremos el deshilachado.


     Y he aquí el resultado final. No diré lo que tardé en terminarla ni la de agujas de la máquina de coser que partí por no desanimar a nadie, pero a todo contestaría que bastante... Pero todo suplido con ver la cara de esa madre, de esa niña y la de horas de juego que ha tenido.








miércoles, 8 de abril de 2015

RECUERDOS EN PLATA VIEJA...

     Hoy vamos a recuperar todos esos marcos que andan por casa, en cajones escondidos y que por ser cada uno de un color, forma y tamaño  no pegan mucho unos con otros y acaban escondidos y olvidados.





      No importa el material del que están hechos,  cuanto más dispares en forma y tamaño mejor será el resultado final.

        El primer paso es la limpieza y el lijado cada pieza, aparte de quitar todos los restos nos aseguramos un mejor agarre de la pintura. 


      Una vez todos preparados comenzamos a darles una base en color negro mate, para que cuando procedamos al plateado sobresalga este desde abajo y de una impresión de plata antigua.






     Dejamos secar al menos ocho horas, no es necesario dejar un acabado perfecto, es mas, si aplicamos la pintura a brochazos luego las pequeñas hendiduras  al secar le darán textura y un efecto mas antiguo a los marcos.


      Para el siguiente paso aconsejo utilizar la brocha mas vieja y con el pelo mas duro que tengamos, simplemente vamos a pasar una patina  por encima con brochazos largos, rápidos y empapando muy poco las puntas de la brocha quitando siempre el sobrante en la misma tapa, yo he usado este producto comprado en unos grandes almacenes del bricolaje.


      Cuanta más cantidad de plateado pongamos, más se nos aclarara el color de la pieza y mas brillo conseguiremos, en este caso queremos un color mas bien oscuro que se adapte a la habitación donde van a ir colocados.





     Con esta técnica y cambiando solamente el color base de los marcos conseguiremos efectos muy diferentes, por ejemplo, si el fondo elegido es el blanco nos quedara un efecto perla muy brillante idóneo para paredes oscuras y si queremos un color plata mas real y eléctrico usaremos como base tonalidades de azul oscuro.




      Una vez dejado secar este segundo color procedemos a ponerles y pequeño gancho igual para todos para su posterior colgado.

       Para el resultado final, pueden utilizarse laminas o fotos en blanco y negro (lo mas idóneo), los más sentimentales como en mi caso utilizaremos esas  fotos que han significado algo importante en algún momento de nuestras vidas, también podemos utilizar trozos de papel pintado, telas o técnicas como el "decoupage", "Transfer" de imágenes o docenas de posibilidades que dejo a la elección de cada uno.

     Así a quedado mi composición, podemos utilizar cuantos marcos queramos, y extendernos en la pared lo que nos apetezca, pero intentando siempre hacerlo con un cierto orden, simetría, equilibrio y coherencia. Espero os guste.




















lunes, 6 de abril de 2015

De la cocina al salón...

      Hoy quiero presentaros un mueble que encontré en un contenedor cerca de casa, una vieja alacena de cocina que calculo será de los años 50/60 y podemos encontrar en alguna casa de pueblo o quizá en la de vuestras abuelas.
     Que mejor forma de rendir homenaje a la pieza que transformarla y darle un sitio privilegiado en cualquier sala de estar.

Estado original del mueble. 
  
     En un principio no presentaba muchos desperfectos estructurales, pero mirado mas a fondo descubrí partes bastante deterioradas y que difícilmente pudieran servir.




      Tras la primera revisión descubrí al menos 4 capas de pintura diferentes,  levantada en la mayor parte del mueble, debido seguramente al tiempo que había estado a la intemperie.








  Las puertas en este caso son de madera aglomerada, por lo que no hubo forma de salvar nada debido a la hinchazón de éstas, y que simplemente con tocarlas se deshacían, las sujetaba un plástico vinílico que hacía de forro protector que al retirarse acabó destrozándolas.




  Para comenzar con la transformación retiré todos los herrajes, bisagras y demás objetos metálicos oxidados. En un principio decido prescindir de ellos debido al estado en el que se encuentran, pero como siempre me pasa a la hora de llegar al cubo de la basura me da un poco de pena y decido intentar salvarlos  para no quitar personalidad al mueble usando unos nuevos.


Proceso de recuperación de  las bisagras.

Bisagras y tiradores.
                                                                                                                              


    Con ayuda de una pequeña espátula  retiro toda las capas de pintura descubriendo el oxido que envuelve cada pieza. Tras este paso y con la ayuda de un trozo de lana de acero y vinagre caliente intento quitar todos los restos y dar brillo. (este paso aconsejo si alguien quiero probar que lo haga en un sitio abierto por el fuerte y desagradable olor que se desprende).  


       El siguiente paso es el lijado y preparado de toda la estructura, y la sustitución de la parte trasera del mueble, ya que es una fina chapa de madera de no mas de 0,15 cm que se resquebraja casi con mirarla.






      En un principio utilizo una espátula/rasqueta para quitar las capas y partes levantadas de pintura y termino el proceso con una pequeña lijadora eléctrica que la verdad facilita mucho el trabajo.

       

       Como se puede observar en la foto de la izquierda coloco unas pequeñas guías de madera en la parte de abajo del mueble, de unos 3 cm de altura y por todo el perímetro de la base para después colocar sobre las mismas un contrachapado que hará de base.






Disposición de la baldas.
      Con el mismo material corto la nueva trasera y le añado los separadores de marquetería de   1 cm de grosor en los que posteriormente de sujetaran las baldas. La del hueco central decido ponerla un poco mas alta ya que albergará solamente un pequeño TDT. 







     Una vez cortadas todas las piezas y comprobado que casan como si de un puzzle se tratara,  le doy a todo una capa de  tapa-poros para facilitarme el pintado.


Todas las piezas con una capa de Tapa-poros.
     
     Comenzamos con el proceso de pintado, en este caso he escogido una pintura acrílica al agua color negro mate para que no sea muy grande el contraste con el papel que he escogido para algunas partes del mueble.




  Al tratarse de un color oscuro la primera mano cubre bastante bien, por lo que una vez  seca (8h.) le aplico una segunda y listo.

       

      Toca ahora ponerse con las puertas, el material utilizado para hacerlas es marquetería de 1 cm como la utilizada para las baldas, llevan un pequeño dibujo en papel pintado. Para darle profundidad y un poco de relieve lo enmarco con un trozo de "bizcocho".


Intento poner el mismo dibujo con efecto espejo.
Detalle del marco.





       



        Nos ponemos ya con los últimos detalles, todo el hueco central irá forrado con el mismo papel de las puertas en tonos negros y grises, colocare unas patas cromadas a juego con los tiradores y bisagras de unos 15 cm de altura.






Antes de colocar la tapa trasera la pinto y empapelo, intentando centrar lo máximo posible el papel en el hueco central para que quede simétrico.





        Y aquí el resultado final, pongo dos imágenes en las cuales se diferencia los efectos que hace el papel escogido.  Espero os guste tanto o mas que a mi, porque estoy muy contento con el resultado y ha quedado realmente bien en el hueco que le he buscado.